El Blog de Manu

Visto, jugado y leído: Enero 2016

Empezamos el año con algunas películas tachadas de la lista de pendientes, con el propósito de recuperar grandes títulos de Xbox 360, y leyendo algunos libros… siendo uno de ellos sobre una de mis sagas favoritas de todos los tiempos.

Creep

Empiezo con lo más flojo que he visto últimamente, dejándome llevar por una recomendación que vi en Twitter el pasado Halloween. Esta película de “terror” no está mal si tenemos en cuenta que los actores también son los directores, productores y guionistas, pero lo cierto es que tiene un ritmo bastante desigual, y en ciertos momentos se hace algo pesada.

Eso sí, la idea es interesante, y casi siempre consigue mantener la tensión sin recurrir a clichés. Apuesto a que dentro de unos años sacarán un remake con más presupuesto… pero que será aún peor que esta versión 🙂

Marte (The Martian)

Matt Damon suele encarnar a los personajes más gafes de la historia del cine, y esta película no es una excepción. La verdad es que su visita a Marte es bastante más amena de lo que se podría pensar en un principio, y aunque te hueles el final, consigue mantener tu atención en todo momento.

Hola, me llamo Matt Damon y seguro que en mi próxima película también se lía parda por mi culpa...
Hola, me llamo Matt Damon y seguro que en mi próxima película también se lía parda por mi culpa…

Una muestra de que Ridley Scott sigue en buena forma, de que las películas con base científica pueden ser muy entretenidas… y también de que Sean Bean no siempre tiene que morir 😀

Crazy, Stupid, Love

No soy muy fan de las comedias románticas, pero la verdad es que esta me ha gustado bastante. Quizás pueda ser porque tiene actorazos -incluso en papeles secundarios-, y también algunas escenas y diálogos realmente memorables.

Si tenéis Netflix y queréis ver una película con vuestra pareja, os la recomiendo.

Misión Imposible: Nación Secreta

Tom Cruise sigue en forma pese a sus más de cincuenta añazos, y protagoniza otra película de espionaje donde ya no sabes en qué bando está cada uno. Vamos, la típica de “Misión Imposible” 🙂

"Me cuelo en el Metro, no me voy a colar aquí..."
“Me cuelo en el Metro, no me voy a colar aquí…”

A pesar de ser lo de siempre, las escenas de acción están muy bien resueltas, y la película tiene bastantes momentos cómicos, sobre todo gracias a Simon Pegg. No es la mejor de la saga, pero se deja ver.

Peggle 2

Como ya comenté por Twitter, este año he decidido retomar la Xbox 360, y jugar a todos los juegos que por uno u otro motivo considero importantes. Para empezar de forma “suave”, decidí pasarme este título, ya que el original me tuvo enganchadísimo hace años.

Más sencillo que el mecanismo de un chupete

Esta secuela tampoco tiene muchas novedades y la puedes ventilar en pocas horas, pero siempre queda el gusanillo de terminar todas las pantallas y batir tus propios récords. La verdad es que esta versión occidentalizada del pachinko es todo un vicio…

Dead Rising

Tenía muchas ganas a este juego desde que leí el análisis en una Super Juegos hace prácticamente una década, y no ha sido hasta ahora cuando por fin he podido terminarlo. La verdad es que al principio estaba bastante desorientado, pero una vez que le coges el punto al juego, es de esos que les echas horas y horas sin darte cuenta.

Dead Rising

La mecánica me parece todo un acierto, y en cada partida vas descubriendo algo nuevo. Una muestra de que no hace falta diseñar un mundo inmenso para hacer un juego variado, y que morir una y otra vez no tiene que ser necesariamente aburrido ni tedioso.

La Odisea de Shenmue

Tenía ganas de leer este libro de Héros de Papel, básicamente porque las dos entregas de “Shenmue” son juegos muy especiales para mi. De hecho, el segundo título me lo pasé en un maratoniano fin de semana sin apagar mi pobre Dreamcast.

Además de bien escrito, tiene una portada con buen gusto...
Además de bien escrito, tiene una portada con buen gusto…

En cuanto al libro, se nota que está hecho con cariño. No trata sólo de las mecánicas de juego, de su gestación, o de su apartado técnico, sino que se hace un análisis pormenorizado de los personajes, su entorno, la historia, y el impacto que ha dejado el juego en la industria.

Se nota que los autores aman la saga, se han documentado bien, y sobre todo, que saben escribir estupendamente. Me he dejado llevar de principio a fin por sus palabras, que me han guiado por las calles de Yokosuka, los barrios de Hong Kong, o los bosques de Guilin. De hecho, me han hecho recuperar la fe en el proyecto actual de Yu Suzuki, que no me convenció con su campaña de KickStarter, pero que ahora espero que llegue a buen puerto.

Commodore 64: A visual Commpendium

No me convencen demasiado los libros de este tipo, con mucha imagen y poco texto, pero la verdad es que este libro de Bitmap Books es mucho mejor que otros similares, como los libros de Chris Wilkins sobre el Spectrum.

Commodore 64: A visual Commpendium

Para empezar, el diseño está muy cuidado, y no parece algo amateur hecho apresuradamente con Word. Por otro lado, muchos textos vienen de la mano de los desarrolladores o editores de los juegos, y aportan algún que otro dato interesante. En el lado negativo, se echan de menos artículos más largos -en el segundo volumen parece que van a corregir esto-, y algunas capturas son demasiado… “toscas”, con unos píxeles de tamaño descomunal.

El Misterio de la isla de Tökland

Me entró curiosidad por esta novela tras la publicación del juego homónimo de ESP Soft basado en esta obra, y la verdad es que me alegro bastante de haberme animado a leerla.

El Misterio de la isla de Tökland

Esta obra de Joan Manuel Gisbert es muy ligera, y se puede leer perfectamente en una tarde. A pesar de que la novela tiene casi tantos años como yo, es bastante moderna, y en cierto sentido, recuerda bastante a las obras de Julio Verne.

Me ha dejado con ganas de probar la aventura conversacional, y como nota curiosa, el propio Gisbert ha publicado en su blog un artículo sobre el juego para Amstrad CPC.

Comentarios

esaiz

Recuerdo haber leído el libro de la isla de Tökland cuando iba al colegio, el típico libro que luego tocaba hacer un trabajo contando que te parecía y demás.

¿Tienes algo que decir?