El Blog de Manu

Japón – Día 4: Fuji, Hakone, Ginza, Hibiya, Shinjuku

Nos levantamos y a las siete de la mañana bajamos al punto de reunión para la excursión Fuji / Hakone. Como el día anterior, vamos a la Estación de Autobuses, dónde nos dan unos billetes similares a los del día anterior y nos confirman que la comida está incluída.

Hacemos un viaje de 120Km hasta la base del Monte Fuji, mientras la guía nos va explicando la historia de Tokyo y otras anécdotas. También nos dan a elegir el tipo de menu: Pollo, Salmón o Vegetariano. En el camino por la autopista Chuo vemos varios pueblos y mucho bosque entre la montaña.

De camino al Fuji De camino al Fuji

Al llegar al Fuji Visitor Center paramos unos minutos para tener una primera vista del viejo volcán. Lástima que el día estaba bastante nublado y las vistas no eran perfectas, aunque sí espectaculares. Dentro del centro vemos pequeñas exposiciones sobre la historia del Fuji, así como una tienda de recuerdos.

Fuji Visitor Center Fuji Visitor Center
Fuji Visitor Center Vista del Fuji desde el Centro de Visitantes

Después nos digirimos a la quinta estación, mientras observamos un paisaje que va cambiando progresivamente desde una vegetación tupida hasta un terreno nevado. Antes de llegar nos dan un vale para poder canjearlo por un cascabel de la suerte. En la tienda más grande mandamos unas postales únicas a nuestra familia, ya que están mataselladas en el Fuji. En el mismo sitio dónde se hacía lo de las postales, también me compro un sello con mi nombre en Kanji, llamado Hanko.

La Quinta Estación del Fuji

Después salimos a ver tranquilamente el Monte, y damos un paseo por la zona, dónde hay más tiendas y un Santuario.

El Fuji desde la Quinta Estación La Quinta Estación del Fuji
El Fuji desde la Quinta Estación La Quinta Estación del Fuji

Al rato volvemos a montar en el autocar y nos dirigimos al Hotel Highland Resort, dónde hay un parque de atracciones con una montaña rusa espectacular. Comemos junto a nuestros amigos barceloneses en una apretada hora y después nos vamos a Hakone.

Hotel Highland Resort Hotel Highland Resort

Subimos en el funicular del Monte Komagatake y podemos ver debajo el Lago Ashi. Curiosamente las “góndolas” tenían el logo del padre de Kimba, la obra de Osamu Tezuka que fue plagiada por Disney para hacer “El Rey León“.

Funicular de Hakone Funicular de Hakone

Desgraciadamente el tiempo empezó a empeorar bastante y la niebla casi tapaba todo. En la parte superior del funicular compramos una medalla de Hakone, y dimos una vuelta, viendo un pequeño Templo Budista.

Monte Komagatake Templo en el Monte Komagatake
La parte de arriba del funicular La medalle de Hakone

Poco después de las cuatro de la tarde bajamos hasta el Lago Ashi, y tenemos unos minutos para visitar la tienda. Estaba plagada de juguetes, destacando sobre todo los del Estudio Ghibli y los de Disney.

Una tienda en el Lago Ashi Peluches de Totoro

Después nos damos un pequeño paseo en barca por el lago, y al salir cae una pequeña tormenta que nos empapa hasta que llegamos al autocar. Pocos minutos más tarde escampa, mientras que nos dirigimos a la Estación de Odawara para coger el Shinkansen que nos lleva de vuelta a Tokyo.

Paseo por el Lago Ashi Empapados al salir del barco

Cogemos el tren Hikari, y nos sorprendió ver como la gente se situaba ordenadamente en las zonas marcadas en el suelo. En España la gente se agolparía en las puertas para ver quién se sube primero.

Odawara Station Odawara Station

Una vez en el tren vemos como los revisores saludan cada vez que cambian de vagón, y luego una señorita pasa con un carro de bebidas y comida. Llegamos a la Estación de Tokyo, y salimos a la calle en dirección a Ginza, supuestamente, aunque un amable viandante nos indica el sentido correcto al vernos mirar el mapa. De camino hacia allí vemos algunas personas que leían la mano en plena calle, con una mesita y una vela. Lo sorprendente es que estaban vestidas como ejecutivos… ¿será su hobby?.

En Ginza vemos los edificios Sony y Toshiba, además de varias tiendas de postín -es la zona cara de la capital-, y el impresionante Teatro Kabukiza.

Ginza
Teatro Kabukiza

Esta es una muestra del ambiente que se podía respirar en Ginza:

Después bajamos en dirección a Hibiya, y nos paramos en una plaza dónde había una pequeña estatua de Godzilla, así como varias manos puestas en el suelo al estilo Hollywood. Allí aprovechamos para cenar, mientras que veíamos como muchos ejecutivos fumaban, ya que en los alrededores estaba prohibido hacerlo en la calle.

Estatua de Godzilla en Ginza

Después nos damos una vuelta por el parque de Hibiya, aunque estaba algo “triste” debido a que era de noche y no estaba muy iluminado. Hay algunas parejas sentadas en los bancos, y nos relajamos un poco.

Al ver una cabina aprovechamos para hacer una llamada a la familia. Por ¥300 puedes hablar durante casi dos minutos, con la ventaja de que te va poniendo el tiempo que te queda. Además permite seleccionar la compañía que te va a facturar, aunque cogimos a NTT, la más grande del país.

Hibiya Park

Después volvemos a Shinjuku en la línea Marunochi. Los vagones no son tan modernos como los de la JR, y no hay televisores.

De camino al hotel nos llaman la atención varios librillos envueltos en sobres de plástico pegados en las farolas, que resultan ser “guías de sexo” con jovencitas… bastante curioso.

Publicidad sexual en Tokyo

Comentarios

rosa

muuuy interesante , como te lo curras manu!!
ánimo con las próximas entregas del viaje
por cierto …el té verde está buenissimo

Manu

Se hace lo que se puede 😉

La idea es dar algunos consejillos para ver que le puede interesar a la gente en una visita a ese país.

Me alegra saber que te gusta el té, aunque no comparto la misma opinión 😛

¿Tienes algo que decir?