El Blog de Manu

Fasciculitis aguda

Kiosko

Ya llegó Septiembre, caracterizado por “la vuelta al cole”, “la vuelta al curro”,… y por ver los kioskos llenos de nuevas colecciones que no le interesan a nadie. Salvo el número uno, claro está, que suele tener un precio ridículo y que mucha gente lo compra por curiosidad… de hecho a veces suelo picar. Luego se te quitan las ganas de comprar los siguientes, cuando ves que el incremento en el coste suele subir hasta niveles estratosféricos y se te queda la cara a cuadros.

Eso nos lleva al tema de las colecciones de los periódicos, y ahora parece que la moda son los cursos de idiomas. Resulta realmente cómico ver como El Pais y El Mundo compiten por ofrecer el mejor curso de Inglés, eso cuando no son películas clásicas, libros o cualquier otra cosa que se les ocurra “regalar”. ¿Realmente a la gente le interesa este tipo de promociones?

Sin embargo, todo sea dicho, he de reconocer que de pequeño había un coleccionable del que sólo compré unos pocos números, que me encantaba y me hubiese gustado terminar. Se trataba de Quest, y trataba sobre temas científicos de una manera amena y divertida. En cada fascículo se hablaba sobre un tema -Espacio, Naturaleza,…-, y luego había experimentos, información y detalles curiosos. ¿Alguien la compraba? ¿Por qué ya no se hacen cosas así? Y ya que estamos, ¿cuántas colecciones habéis terminado? 😉

Comentarios

Dani

¡La de números uno de estos fascículos que me habré pillado por gratis o por baratos! Cómics, libros, películas… Un montón y no tengo la más mínima necesidad de seguir. No sé la cifra exacta, pero decían que, cerca del 80% de los fascículos no pasan del primer número (o del segundo).

Un saludo

q256

Yo terminé aquella que hubo de dinosaurios, que te regalaban el esqueleto de un T-Rex por piezas. Eso sí, una vez se acabaron las entregas y estaba a punto de completarla, los muy graciosos enviaron un folleto anunciando que, dado el éxito de la colección, la extendían a 30 o 40 fascículos más. A pesar de todo la completé, pero es la última colección que he hecho.

Desde entonces sigo una máxima: “del coleccionismo al basurismo… solo hay un paso” e intento no acumular pertenencias innecesarias.

Spilerman

Ey, mi padre nos compró el Quest enterito, aquello era un batiburrillo de anecdotas, cosas extravagantes y cosas inauditas, pero enganchaba una barbaridad. A mi me gustaban especialmente los dibujitos que explicaban alguna cosa increible y eran como pequeñas viñetas desperdigadas de vez en cuando.

Creo recordar que eran tres tochacos de fascículos, pero es uno de los objetos de las estanterías de mi casa que más veces habremos revisado mis hermanos y yo cuando eramos pequeños.

Por cierto, hay que reconocer que las obras completas de Sheakespeare por ¡1€! es algo que no se ve todos los dias (después resulta que no están completas, que falta otro tomo, pero qué coño, por un euro las mejores tragedias del maestro.

Dabor

Yo trabajo en un kisoco de prensa. Y temo las fechas de Septiembre y Enero, las dos épocas de colecciones.

Yo tras ver a gente hacer enteras colecciones como “Mi querido taller mecánico”(una maqueta de un taller…) o “Coche … radiocontrol” en el que el motor y el mando los tienes que comprar aparte…descubro que hay de todo en este país.

Yo de pequeño hice la de “Érase una vez los inventores” pero sólo los fascículos, sin vídeos, y ahora que trabajo en el kiosco acabo de terminar (tras dos años) la colección de Expediente X, y lo peor de todo es que a mitad de colección sacaron a la venta un pack con toda la serie un tanto más barata de lo que ha costado la colección, y ya no me merecía la pena dejarla.

Bellugui

Yo tb acabe Quest, todavía recuerdo el artículo sobre telefonia movil. Decian que en un futuro todo el mundo tendría su propia terminal, y yo, iluso!!!!, pensé.

Ja!!!!, tendremos que ir cargando con el cable!!!!

En fin, que le vamos a hacer!!!

¿Tienes algo que decir?